• C/ Enramadilla 3, 41018 Sevilla. España
  • 954 53 76 53

Sinoptómetro

El sinoptómetro, al igual que el Hess-Lancaster y otras pruebas, es un haploscopio utilizado para el estudio de la visión binocular, la realización de ejercicios de amplitud de fusión en  convergencia y la exploración del estrabismo.

Se trata de un sinoptóforo modificado que consta de un par de brazos móviles portadores de test que, gracias a estrechos espejos en los que se reflejan y un sistema óptico, presentan una imagen a cada ojo simulando condiciones de visión lejana (imitando un infinito artificial), permitiendo explorar los estrabismos en situaciones más reales y similares a las ambientales.

 

Toda exploración al sinoptómetro debe efectuarse colocando perfectamente al paciente con la espalda y la cabeza totalmente rectas, la distancia interpupilar correcta y los ojos alineados con  los espejos. Precisa un correcto entrenamiento por parte de la persona que realiza el estudio, así como una adecuada colaboración por parte del paciente. Normalmente colaboran los niños a partir de 3-4 años.


Desde el punto de vista sensorial, el sinoptómetro es útil para:

1 Estudiar el grado de visión binocular: Percepción simultánea, Fusión y Estereopsis.
A. Se comienza siempre con los test de Percepción simultánea, que consisten en parejas de figuras distintas que se presentan cada una a un ojo. El que habitualmente utilizamos es el de la ventana y el gato, al ser un test foveal.

Midiendo el ángulo de desviación subjetivo y objetivo nos informan del tipo de Correspondencia Retiniana (CR). Normalmente se empieza fijando el ojo derecho y se continúa fijando el ojo  izquierdo. Cuando los ángulos subjetivo y objetivo fijando cada ojo coinciden, existe Correspondencia Retiniana Normal (CRN); y cuando no coinciden, la Correspondencia Retiniana es Anómala (CRA). Conocer el tipo de CR en un estrabismo nos informa del pronóstico del mismo, así como de nuestro objetivo terapéutico (funcional y estético o sólo estético).

B. Seguidamente se utilizan los Test de Fusión, que consisten en parejas de figuras similares con una parte diferente que se presentan cada una a un ojo. El que habitualmente utilizamos es el del payaso con bastón y el payaso con aro, al ser también un test foveal.

Nos informan de si existe fusión (las imágenes de ambos ojos se fusionan en el cerebro) o suprime uno u otro ojo.

Cuando existe fusión, se realiza también el estudio de su amplitud, tanto en divergencia como en convergencia.

C. Y por último se emplean los Test de Estereopsis, que nosotros no utilizamos pues el estudio de la visión estereoscópica lo hacemos con otra serie de pruebas.

Si el paciente realiza de forma satisfactoria los 3 test se puede decir que su visión binocular es normal.

2. El sinoptómetro también es útil para realizar ejercicios de incremento de amplitud de fusión en convergencia en pacientes con exoforias, exotropías intermitentes tipo insuficiencia de convergencia con sintomatología que de lejos estén en ortoforia y de cerca en pequeña exotropía, en exotropías intermitentes con condiciones sensoriomotoras muy buenas y un ángulo de desviación muy pequeño y como tratamiento de las hipocorrecciones quirúrgicas cuando el ángulo de desviación residual también es pequeño.


Desde el punto de vista motor, el sinoptómetro es útil para:

1. Cuantificar en grados el ángulo de desviación horizontal (endotropía o exotropía) y vertical (hipertropía o hipotropía) tanto en posición primaria de la mirada como en cada una de las posiciones diagnósticas, permitiéndonos estudiar un campo de 40º tanto en horizontal como en vertical.

El estudio se realiza utilizando los test de Percepción simultánea; primero fijando el ojo derecho y luego fijando el ojo izquierdo. Si el paciente posee CRN lo hacemos en 98 posiciones de la mirada (49 por ojo) midiendo el ángulo subjetivo. Y si existe CRA, generalmente lo hacemos sólo en 18 posiciones (9 por ojo) valorando el ángulo objetivo, ya que el estudio es mucho más largo y lento.

Así obtenemos dos gráficas que se interpretan igual que la pantalla de Hess-Lancaster.

El estudio al sinoptómetro presenta una gran ventaja con respecto a otras pruebas como el Hess-Lancaster y es que no requiere la presencia de CRN para ser realizado. Por otra parte, la determinación del ángulo de desviación objetivo con otros procedimientos habituales otorga con cierta frecuencia mediciones erróneas y es difícil o imposible de estimar en posiciones extremas de la mirada debido a la interferencia de la nariz y el margen orbitario del paciente.

2. Nos ayuda tanto al diagnóstico de todos los estrabismos (así, por ejemplo, si obtenemos un ángulo de desviación objetivo negativo en un paciente aparentemente normal, estamos ante una exotropía intermitente) como a sentar la indicación quirúrgica. Y muy especialmente en las parálisis de los músculos verticales, siendo casi imprescindible a la hora de manejar estos cuadros, permitiéndonos: Saber el estado funcional de cada músculo vertical por separado, siendo muy útil en casos de paresias discretas, casos bilaterales y parálisis de varios músculos. Valorar la evolución en el tiempo, siendo de gran utilidad como método de seguimiento. Y saber si hay secundarismos o no y juzgar cuál es el más importante (ya sea en sentido de déficit o hiperacción), diferenciándonos claramente dónde es mayor la desviación para planificar la cirugía.

3. Y por último, es útil para medir el componente torsional subjetivo de una desviación (inciclo o exciclotropía) dándonos los grados de inciclo o exciclotorsión de cada ojo por separado.


En nuestra clínica disponemos desde hace muchos años del SINOPTÓMETRO OCULUS, modelo 58100.

Volver al glosario