• C/ Enramadilla 3, 41018 Sevilla. España
  • 954 53 76 53

Revisiones oftalmológicas recomendadas en los niños

Todo niño “aparentemente normal” debería someterse a una exploración oftalmológica completa entre los 2 años y medio y los 4 años de edad, aunque nadie le haya notado ningún problema. Dicha exploración oftalmológica debe realizarse más precozmente si existen antecedentes familiares de patología ocular, y de forma inmediata en el momento en el que se observe en el niño cualquier posible alteración o la mínima sospecha de que algo no funciona bien. “Nunca es demasiado pronto para realizar una exploración oftalmológica en el niño, pero a veces puede ser demasiado tarde”.
 
oftalmologo
 
Es primordial saber que la visión se desarrolla desde que el niño nace hasta aproximadamente los 8 años de edad. Por ello, cualquier patología que aparezca en este periodo de tiempo puede ocasionar una detención en el desarrollo visual y una ambliopía (u “ojo vago”) que normalmente es curable si se diagnostica precozmente y se trata correctamente.
 
Revisiones oculares rutinarias aconsejadas en los niños:

  1. Al nacer: Para descartar anomalías congénitas (Malformaciones, Ptosis, Catarata, Glaucoma, Tumores, etc.).
  2. Entre los 6 meses y los 2 años y medio de edad: Para descartar Estrabismo, Ambliopía, Tortícolis de origen ocular, etc.
  3. A los 2,5-4 años: Se debe realizar la primera exploración oftalmológica completa en todo niño (aunque sea “aparentemente normal”);  a ser posible, por un oftalmólogo pediátrico o infantil.

Dicha exploración incluirá los siguientes estudios: Agudeza visual (para detectar la Ambliopía u “ojo vago”), Visión Binocular o Visión estereoscópica, Visión Cromática o Visión de los colores (para descartar un posible Daltonismo), Reflejos pupilares, Motilidad ocular (para realizar el diagnóstico de Estrabismo o Foria y descartar un posible Tortícolis de causa ocular), Refracción con colirio ciclopléjico (con el fin de diagnosticar las Ametropías o defectos de refracción -miopía, hipermetropía, astigmatismo, anisometropía-), Anejos oculares (para detectar patología de los párpados, vías lagrimales y órbita), Polo anterior mediante biomicroscopía con lámpara de hendidura (para descartar enfermedades de conjuntiva, córnea, iris, cristalino, etc.), Tensión ocular (para la detección precoz de un Glaucoma infantil) y Fondo de ojo bajo midriasis medicamentosa (para la detección de patología vítreo-retiniana, patología del nervio óptico, tumores retinianos propios de la infancia, etc.).
 
Si el niño presenta un problema (por ejemplo, una ambliopía), se le realizarán revisiones periódicas (cada 3-4 meses) hasta que esté superado.

De los 4 a los 10 años: Se debe realizar una revisión oftalmológica anual para vigilar el desarrollo de la agudeza visual, que culmina alrededor de los 8 años de edad. Se hará más o menos frecuentemente dependiendo de si existe o no un problema.

De los 10 a los 16 años: Se debe realizar una revisión oftalmológica cada dos años. Se hará más o menos frecuentemente dependiendo de si existe o no un problema.

Revisiones oculares obligadas en los niños: En las siguientes situaciones:
 

  • Anomalías palpebrales.
  • Lagrimeo y conjuntivitis frecuentes: Posible Obstrucción del conducto lagrimo-nasal.
  • Lagrimeo, Fotofobia, Córneas grandes: Posible Glaucoma.
  • Leucocoria (o pupila blanca): Posible Catarata, Retinoblastoma, etc.
  • Desviación de uno o ambos ojos: Posible Estrabismo.
  • Movimientos rápidos y repetidos de los ojos: Posible Nistagmus.
  • Tortícolis (o posición anómala de la cabeza): Posible Tortícolis de origen ocular.
  • Enrojecimiento ocular: Posible Infección o Inflamación ocular, etc.
  • Dificultades visuales: Posible Baja visión debida a múltiples patologías oculares o defectos refractivos altos.
  • Diferente visión entre un ojo y otro: Posible Ambliopía, etc.
  • Retraso en el aprendizaje escolar: Posible Ametropía, etc.
  • Cefalea (dolor de cabeza) tras esfuerzo visual: Posible Defecto refractivo o Foria.
  • Dificultad para ver los objetos lejanos (pizarra, televisión, etc.) o se acercan mucho al texto (cuando leen o escriben) o a la televisión: Posible Ametropía, etc.
  • Antecedentes familiares de miopía, hipermetropía, astigmatismo u otras enfermedades oculares.