Blefaritis

La blefaritis es una inflamación de los bordes libres de los párpados; es decir, de aquella parte de los párpados situada entre la piel (que los recubre por fuera) y la conjuntiva (que los recubre por dentro).

blefaritis
En dicho borde libre se encuentran los folículos de las pestañas, con sus glándulas sebáceas (de Zeiss y de Moll), y las glándulas de Meibomio, también secretoras de grasa. Dicha grasa va a formar parte de la lágrima, que nutre y humedece constantemente la superficie ocular, especialmente la córnea.

La blefaritis es un proceso bastante común que puede afectar a niños y a adultos. Existen varios tipos: Blefaritis anterior (estafilocócica o seborreica) y blefaritis posterior (seborrea meibomiana o meibomitis).

Algunas enfermedades pueden asociar blefaritis entre sus manifestaciones, como son los procesos alérgicos, la dermatitis seborreica o la rosácea.

En los niños la forma más común es la estafilocócica, y se debe a proliferación de estas bacterias (habituales de la piel) en los párpados: Presentan escamas o costras en las pestañas y su base, así como enrojecimiento palpebral y ocular y molestias oculares. No suele afectar a la visión, salvo que esté involucrada la córnea.

Aunque la blefaritis es una condición benigna que en casos leves puede pasar desapercibida, habitualmente causa síntomas molestos y en casos graves puede afectar la visión.

Uno de los síntomas palpebrales más comunes es la descamación constante de la piel del párpado, con inflamación, picor y enrojecimiento de los márgenes del párpado. En ocasiones, existen también escamas o costras en el borde del párpado.

blefaritis-2
También pueden aparecer orzuelos y chalaziones, como consecuencia de la obstrucción de alguna de las glándulas del borde libre de los párpados.

Los síntomas oculares de las blefaritis son muy diversos: Enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño, sequedad ocular, picor, escozor, ardor, lagrimeo, etc. La mayoría se deben a la alteración secundaria que se produce en la lágrima.

Habitualmente no afecta a la visión, salvo que exista afectación secundaria de la córnea: ulceración, cicatrización y crecimiento anormal de vasos sanguíneos en su superficie. Si se afecta la córnea puede verse comprometida su transparencia; si esta opacidad afecta al eje visual (centro de la córnea) la visión puede verse comprometida (en mayor o menor grado), pudiendo llegar a ser irreversible.

La blefaritis no es contagiosa.

Su tratamiento consiste fundamentalmente en la Pauta de higiene palpebral: Aplicación de Calor local  sobre los ojos cerrados durante varios minutos (+/- Masaje palpebral en dirección al borde libre del párpado, tanto en el superior como en el inferior) y Limpieza, para retirar y eliminar las escamas, costras y grasa (existen toallitas comercializadas para tal fin). En algunos casos el oftalmólogo pediátrico deberá prescribir tratamiento antibiótico y/o antiinflamatorio tópico.

 

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR

Aviso de cookies